Ciprofloxacina

Ciprofloxacina: generalidades, mecanismos de acción, indicaciones, interacciones farmacológicas, efectos adversos, comercialización

Ciprofloxacina es un antibiótico perteneciente al grupo de las fluoroquinolonas. Es un bactericida con acción sobre microrganismos aerobios gram negativos y gram positivos. No es activo frente a bacterias anaerobias. Posee efecto sobre las siguientes cepas: Enterobacteriaceae, Vibrio, Haemophilus influenzae, Haemophilus ducreyi, Neisseria gonorrhoeae, Neisseria meningitidis, Moraxella catarrhalis, Brucella, Campylobacter, Mycobacterium intracellulare, Legionella sp., Pseudomonas aeruginosa, Bacillus anthracis.

Ciprofloxacina es utilizada generalmente para tratar las infecciones respiratorias, urinarias, enfermedades de transmisión sexual, septicemia, infecciones de la piel, de los huesos y de las articulaciones.

Ocasionalmente la ciprofloxacina se utiliza en combinación con otro antibiótico. Este fármaco actúa inhibiendo la enzima ADN girasa que  es una enzima necesaria para separar el ADN replicado, de esta manera, inhibe la reproducción bacteriana.

La dosis habitual de ciprofloxacina  es de 500 a 1500 mg/día dividida en tomas cada 12 horas durante 7 a 10 días, dependiendo de la infección.

La ciprofloxacina debe ser utilizada con precaución en pediatría y está contraindicada en embarazo y lactancia.

Ciprofloxacina se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedades del sistema nervioso, como por ejemplo epilepsia, ya que aumentan la posibilidad de presentar convulsiones; también se debe evaluar en caso de insuficiencia renal y hepática ya que es un fármaco que se metaboliza por estas vías.

En cuanto a las interacciones de la ciprofloxacina, la misma disminuye el metabolismo de la cafeína por lo que debe evaluarse en caso de que el paciente tome mucho café. Suele ocurrir que presenten náuseas, vómitos, nerviosismo, ansiedad, etc. por alta concentración de cafeína o teofilina en sangre.  La absorción de la ciprofloxacina es afectada por sales de aluminio, calcio, hierro y cinc, por lo que debe espaciarse el consumo de éstas. El probenecid aumenta la concentración plasmática de la ciprofloxacina al disminuir su eliminación por los riñones. Las quinolonas y los análogos de la vitamina A no deben usarse en forma simultánea por riesgo de fototoxicidad aumentada.

Las reacciones adversas más comunes de la ciprofloxacina son de tipo gastrointestinal e incluyen: náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal; también pueden aparecer rupturas de tendones o tendinitis, y en este caso de discontinuará el tratamiento.

La ciprofloxacina se presenta en comprimidos de 250, 500 y 750 mg y se comercializa con los nombres de BAYCIP, CETRAXAL, CETRAXAL PLUS, CIPROXINA SIMPLE Gotas óticas, CUNESIN, OFTACILOX, y PIPROL. Se puede obtener on line en

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario